Mi lugar de sentimientos

Poetas Famosos

Tu, que nunca serás

 

00wj2

Sábado fue, y capricho el beso dado,
capricho de varón, audaz y fino,
mas fue dulce el capricho masculino
a este mi corazón, lobezno alado.

No es que crea, no creo, si inclinado
sobre mis manos te sentí divino,
y me embriagué. Comprendo que este vino
no es para mí, mas juega y rueda el dado.

Yo soy esa mujer que vive alerta,
tú el tremendo varón que se despierta
en un torrente que se ensancha en río,

y más se encrespa mientras corre y poda.
Ah, me resisto, más me tiene toda,
tú, que nunca serás del todo mío.

Alfonsina Storni

Anuncios

La Caricia Perdida (Alfonsina Storni)

 

bcbcb

Se me va de los dedos la caricia sin causa,
se me va de los dedos… En el viento, al pasar,
la caricia que vaga sin destino ni objeto,
la caricia perdida ¿quién la recogerá?

Pude amar esta noche con piedad infinita,
pude amar al primero que acertara a llegar.
Nadie llega. Están solos los floridos senderos.
La caricia perdida, rodará… rodará…

Si en los ojos te besan esta noche, viajero,
si estremece las ramas un dulce suspirar,
si te oprime los dedos una mano pequeña
que te toma y te deja, que te logra y se va.

Si no ves esa mano, ni esa boca que besa,
si es el aire que teje la ilusión de besar,
oh, viajero, que tienes como el cielo los ojos,
en el viento fundida, ¿me reconocerás?


Permiso de amor a la medianoche (Jorge Bucay)

AmorMediaNoche

Hoy tengo el tiempo suficiente
para charlar a solas contigo,
bajo una Luna resplandeciente
y las estrellas como testigo.

Tengo la urgente necesidad
de mirarte directo a los ojos,
para expresarte mi verdad
libre de penas, culpas y antojos.

Deseo retener tus suaves manos
un instante, entre las mías,
para que mis sueños vanos
se transformen en alegrías.

Quiero que me contagies tu calor
y así mitigar el frío de mi alma,
estrecharte en mis brazos con fervor
y sentir de tu cuerpo la calma.

Cada vez que pronuncio tu nombre
escucho campanas a mi alrededor,
se despiertan mis instintos de mujer
y mis palabras se convierten en flor.

Si pudiera te regalaría un brillante,
la Luna, el Sol o el Universo,
pero solo puedo ser tu amante
y darte la ternura de mis versos.

Mucho tiempo he estado esperando
este crucial y mágico momento:
tu soledad y la mía encontrando
la paz y el mismo sentimiento.

Nuestras vidas Dios ha cruzado,
como se cruzan los caminos.
Este es el momento apropiado
para que unamos nuestros destinos.

Si tu sueño es igual al mío
no perdamos esta oportunidad,
recuerda que afuera hace frío
y poco a poco se nos va la edad.

Los años nos marcaron la huella
con profundas e incurables heridas,
marchitando a la flor más bella
del jardín de nuestras vidas.

Escucha mis palabras con sensatez
y por favor, no me hagas un reproche,
pues solo te pido que me des
permiso de amor a la medianoche.


Quiero (Jorge Bucay)

rgh1255586993t

Quiero que me oigas, sin juzgarme.
Quiero que opines, sin aconsejarme.
Quiero que confíes en mi, sin exigirme.
Quiero que me ayudes, sin intentar decidir por mi
Quiero que me cuides, sin anularme.
Quiero que me mires, sin proyectar tus cosas en mi.
Quiero que me abraces, sin asfixiarme.
Quiero que me animes, sin empujarme.
Quiero que me sostengas, sin hacerte cargo de mi.
Quiero que me protejas, sin mentiras.
Quiero que te acerques, sin invadirme.
Quiero que conozcas las cosas mías que más te disgusten,
que las aceptes y no pretendas cambiarlas.
Quiero que sepas, que hoy,
hoy puedes contar conmigo.
Sin condiciones.  


Condena (Antonio Gala)

mipielgrita

A trabajos forzados me condena
mi corazón, del que te di la llave.
No quiero yo tormento que se acabe,
y de acero reclamo mi cadena.

Ni concibe mi mente mayor pena
que libertad sin beso que la trabe,
ni castigo concibe menos grave
que una celda de amor contigo llena.

No creo en más infierno que tu ausencia.
Paraíso sin ti, yo lo rechazo.
Que ningún juez declare mi inocencia,
porque, en este proceso a largo plazo
buscaré solamente la sentencia
a cadena perpetua de tu abrazo.


BALADA DE UN AMOR LOCO (Jorge Bucay)

 

No, nada llega tarde, porque todas las cosas
tienen su tiempo justo, como el trigo y las rosas;
sólo que, a diferencia de la espiga y la flor,
cualquier tiempo es el tiempo de que llegue el amor.
No, Amor no llega tarde. Tu corazón y el mío
saben secretamente que no hay amor tardío.
Amor, a cualquier hora, cuando toca a una puerta,
la toca desde adentro, porque ya estaba abierta.
Y hay un amor valiente y hay un amor cobarde,
pero, de cualquier modo, ninguno llega tarde.
II
Amor, el niño loco de la loca sonrisa,
viene con pasos lentos igual que viene a prisa;
pero nadie está a salvo, nadie, si el niño loco
lanza al azar su flecha, por divertirse un poco.
Así ocurre que un niño travieso se divierte,
y un hombre, un hombre triste, queda herido de muerte.
Y más, cuando la flecha se le encona en la herida,
porque lleva el veneno de una ilusión prohibida.
Y el hombre arde en su llama de pasión, y arde, y arde
Y ni siquiera entonces el amor llega tarde.
III
No, yo no diré nunca qué noche de verano
me estremeció la fiebre de tu mano en mi mano.
No diré que esa noche que sólo a ti te digo
se me encendió en la sangre lo que soñé contigo.
No, no diré esas cosas, y, todavía menos,
la delicia culpable de contemplar tus senos.
Y no diré tampoco lo que vi en tu mirada,
que era como la llave de una puerta cerrada.
Nada más. No era el tiempo de la espiga y la flor,
y ni siquiera entonces llegó tarde el amor.


Poema de Víctor Hugo (Siglo XIX)

 

Te deseo primero que ames, y que amando, también seas amado.

Y que, de no ser así, seas breve en olvidar y que después de olvidar, no guardes rencores.

Deseo, pues, que no sea así, pero que si es, sepas ser sin desesperar.

 

Te deseo también que tengas amigos,

y que, incluso malos e inconsecuentes, sean valientes y fieles,

y que por lo menos haya uno en quien puedas confiar sin dudar.  
Y porque la vida es así, te deseo también que tengas enemigos.

Ni muchos ni pocos, en la medida exacta,

para que, algunas veces, te cuestiones tus propias certezas.

Y que entre ellos, haya por lo menos uno que sea justo,

para que no te sientas demasiado seguro.

 

Te deseo además, que seas útil, mas no insustituible.

Y que en los momentos malos, cuando no quede mas nada,

 esa utilidad sea suficiente para mantenerte en pie.  
Igualmente, te deseo que seas tolerante;

 no con los que se equivocan poco, porque eso es fácil,

sino con los que se equivocan mucho e irremediablemente,

 y que haciendo buen uso de esa tolerancia, sirvas de ejemplo a otros.

 

Te deseo que siendo joven no madures demasiado de prisa,

 y que ya maduro, no insistas en rejuvenecer,

y que siendo viejo no te dediques al desespero.

Porque cada edad tiene su placer y su dolor

y es  necesario dejar que fluyan entre nosotros.

 

Te deseo de paso que seas triste.

No todo el año, sino apenas un día.

Pero que en ese día descubras que la risa diaria es buena,

 que la  risa habitual es sosa y la risa constante es malsana.

 

Te deseo que descubras, con urgencia máxima,

por encima y a pesar de todo, que existen, y que te rodean,

seres oprimidos, tratados con injusticia y personas infelices.

 

Te deseo que acaricies un gato, alimentes a un pájaro

 y oigas a un jilguero erguir triunfante su canto matinal,

porque de esta manera, te sentirás bien por nada.

Deseo también que plantes una semilla,

por más minúscula que sea, y la acompañes en su  crecimiento,

para que descubras de cuántas vidas está hecho un árbol.

 

Te deseo, además, que tengas dinero,

porque es necesario ser práctico.

Y que por lo menos una vez por año pongas algo de ese dinero frente a ti y digas: "Esto es mío",

sólo para que quede claro quién es el  dueño de quién.

 

Te deseo también que ninguno de tus afectos muera,

pero que si muere alguno, puedas llorar sin lamentarte

y sufrir sin sentirte culpable.

 

Te deseo por fin que, siendo hombre, tengas una buena mujer,

y que siendo mujer, tengas un buen hombre,

mañana y al día siguiente,

 y que cuando estén exhaustos y sonrientes,

hablen sobre el amor para recomenzar.

"Si todas estas cosas llegaran a pasar, no tengo más nada que desearte, sino que seas feliz"